Artículo de Divulgación Científica presentado en el II Congreso de la Sociedad Española de Oftalmología Veterinaria

Breve revisión de los usos del UBM

Autores: Eduardo Huguet, Cárol García, Marisa Pérez.
Centro: Oftalmovet

La ecografía ocular permite observar las estructuras internas del ojo, aportando una información muy valiosa a la hora de diagnosticar muchas alteraciones estructurales que conllevan enfermedades oculares. Hasta hace unos pocos años se utilizaba fundamentalmente sondas de hasta 10-12 MHz, para la observación de las estructuras oculares del ojo, especialmente segmento posterior: cristalino, cavidad vítrea retina, y nervio óptico, así como del espacio retrobulbar. Hoy en día la UBM, Biomicroscopía Ultrasónica que trabaja con frecuencias de 35 o 50 MHz, permite la observación de las estructuras del segmento anterior, a mayor resolución. Es de gran utilidad para evaluar la córnea, el ángulo iridocorneal y la hendidura ciliar, la cámara anterior, el iris y cuerpos ciliares y la lente. Una de sus principales utilidades es el estudio del ángulo iridocorneal para establecer una predisposición al glaucoma primario. Pero también permite valorar los procesos ciliares y el iris para identificar posibles neoplasias, quistes, adherencias, o para estudiar el segmento anterior e identificar cuerpos extraños, hifema, hipopion, o los desplazamientos de la lente, especialmente cuando tenemos opacidades corneales. En algunos casos puede ser muy útil para el estudio de la córnea (edema de la córnea, sinequias anteriores, cicatrices, trasplantes, etc.).