Caso clínico presentado en el V Congreso de la Sociedad Española de Oftalmología Veterinaria

Desprendimiento de membrana de descemet en un Shih tzu y su tratamiento

Autores: Eduardo Huguet, Irene Cerrada, Cárol García
Centro: Oftalmovet®, Valencia

Introducción: El objetivo de este artículo es la descripción de un caso de desprendimiento de membrana de Descemet en una Shih Tzu, aparecida tras cirugía reparadora de la córnea perforada, y la posterior resolución quirúrgica de dicho desprendimiento. El desprendimiento de la membrana de Descemet se ha reseñado en publicaciones de oftalmología humana tras cirugías de facoemulsificación, implante de lentes, canaloplastias y cirugías filtrantes. No hemos encontrado reseñas en veterinaria, salvo un artículo reciente que señala y estudia su aparición en cirugías de cataratas en équidos. La falta de diagnóstico de esta afección puede deberse a una instrumentación insuficiente o a la falta de conciencia del veterinario en cuanto a la posible existencia de esta afección. En este caso, fue un hallazgo al realizar una ecografía de alta frecuencia para determinar la causa del edema corneal.

Descripción: Fifa, hembra Shih Tzu de 8 meses de edad, fue intervenida de una perforación corneal en el ojo izquierdo en Oftalmovet. Se realizó un UBM (sonda 35MHz, OTI Scan 3000) y se observó la integridad del cristalino, así como la presencia de sinequias anteriores. Se planteó una reparación con membrana amniótica (AmnioVet®, Vetbiologicals®, Valencia). Tras liberar por vía intracameral las adherencias del iris, se realizó un recubrimiento completo de la córnea con dos capas de membrana amniótica tensadas sobre la totalidad de la superficie, en piel de tambor, y suturadas a conjuntivas. Se realizó un recubrimiento de tercer párpado y se estableció un tratamiento con ciprofloxacino en colirio combinado con N-Acetilcisteina (OA Pharma) y tropicamida (Colircusí tropicamida 1%®). A los 21 días, se retiró el recubrimiento y se observó una buena reparación de la superficie corneal con tejido de granulación central. Dos días más tarde, se añadió dexametasona (Dexametasona 0,7% OA Pharma) al tratamiento, observándose una cierta transparencia en la córnea periférica tres días después, y por los bordes ya se percibió que la pupila no dilataba al medicarla con tropicamida. Cinco semanas tras la cirugía, la presión fue de 8mmHg en el ojo izquierdo operado y de 11mmHg en el ojo contralateral. El deslumbramiento fue positivo en ambos ojos, pero la respuesta a la amenaza solo estaba presente en el ojo sano. El marcado edema corneal no remitía, y al hacer un UBM, la imagen ecográfica mostraba una fina línea hiperecoica de forma sigmoidea, compatible con un desprendimiento de membrana de Descemet, situada entre la córnea y el iris, y unida en sus dos extremos a la cara interna de la córnea. Se estableció un tratamiento con dexametasona y antiedema (Gel de cloruro sódico 2% OA Pharma). Dos semanas más tarde, teniendo en cuenta que el edema corneal no remitía, se realizó un UBM de control en el que no se observó ningún cambio. La ecografía en modoB mostró una retina perfectamente estable y la ausencia de alteraciones en el segmento posterior. Se optó por operar realizando suturas transcorneales para fijar la membrana de Descemet a la córnea en combinación aire intracameral (Amaral y Palay, 1999), con un tratamiento de cloranfenicol 1% (OA Pharma) y lágrima artificial. Al cabo de una semana, ya se percibió un cambio importante en la transparencia de la córnea. El edema se había reducido sustancialmente. El deslumbramiento era evidente, y al repetir el UBM, se observó que la membrana de Descemet estaba adherida al estroma. Dos semanas tras la intervención de la Descemet, la córnea estaba más transparente, y la PIO era de 13mmHg en ambos ojos. Tan solo quedaba una pequeña marca de granuloma central. Se realizó una punción subconjuntival de triamcinolona (Triamcinolona acetónido, Trigon Depot®) y se mantuvo el tratamiento anterior. Al cabo de un mes se observa una reducción del edema y una mayor transparencia de la córnea, percibiéndose ya el iris en zona medial. 

Discusión. La membrana de Descemet es la membrana basal (membrana limitante posterior) del endotelio, producida por este a lo largo de toda la vida y que por ello se va engrosando a medida que envejece el animal. Esta membrana es muy elástica y suele estar sometida a tensión. 

Tal y como demuestra el hallazgo del desprendimiento de Descemet en este caso, la ecografía de alta resolución es una herramienta de gran utilidad en el control postquirúrgico de las cicatrices de cirugías perforantes de la córnea, y puede ser un medio de detección de desprendimientos de la membrana de Descemet, posiblemente subdiagnosticados hasta la fecha. La cirugía de fijación de la membrana de Descemet por suturas transfixiantes, con aire en la cámara anterior, es una técnica que hay que tener en cuenta para la resolución quirúrgica de esta alteración.

Bibliografía.

  1. Matas, M., Donaldson, D., Lawrence, D. Descemet’s membrane detachment in horses; case series and literature review. Veterinary Ophthalmology 2015; 18: 357–363.
  2. Samuels, B. Detachment of Descemet’s Membrane, Trans. Am. Ophthalmol. Soc. 1928; 26: 427–437.
  3. Amaral C.E., Palay D.A. Technique for repair of Descemet membrane detachment. Am. J. Ophthalmol. 1999; 127:88-90.
  4. Kumar M.A., Vaithianathan V. Descemet’s membrane detachment managed with perfluro-n-octane liquid. Indian Journal of Ophthalmology. 2012; 6: 71-72.