Urgencias en oftalmología ¿Es urgente acudir a nuestro veterinario?

A la hora de llevar a nuestra mascota al veterinario o al oftalmólogo, tenemos que saber que debemos considerar como una urgencia en oftalmología.

Para saber que es una urgencia podemos plantearnos 3 preguntas:

 

¿Mi mascota tiene dolor?

Si tiene blefarospasmo (cierra el ojo de manera continua o a menudo, apretando los párpados) es porque tiene molestia. Trataremos de encontrar un hueco para verlo en consulta ese mismo día e intentar aliviar ese malestar tratar de localizar de dónde proviene, cual es la causa. Puede que finalmente no sea muy grave, pero el objetivo es asegurarnos y hacer que la mascota este confortable.

 

¿El ojo tiene un aspecto alarmante?

¿Observamos algo distinto a lo que sería su ojo normal? Un truco es observar el otro ojo para valorar las diferencias. También es motivo para acudir de urgencia lo antes posible a la consulta.

Hay diferentes grados de urgencia:

  • Exoftalmia. Ojo fuera de la cuenca orbitaria: los minutos cuentan para reintroducirlo en su lugar y que exista la posibilidad de devolver visión.
  • Perforación. Sale parte de contenido del ojo. Es inminente que lo vea un veterinario. A veces es algo pegado a la superficie del ojo. Habrá que valorar si vemos la pupila, si es circular como habitualmente o si por lo contrario está deformada, tiene forma de gota, con su extremo hacia esa posible perforación.
  • Buftalmia. Se observa un ojo más grande de lo normal, en general podemos compararlo con el ojo sano de frente, y desde arriba, mirando los dos ojos para comparar. Si no se actúa con rapidez, puede sufrir ceguera irreversible.
  • Cuerpo extraño clavado. No hablamos de seres alienígenas ni de que tu mascota sea rara. En medicina un cuerpo extraño es cualquier cosa que está en un organismo y no debería estar ahí. En oftalmología algo clavado en el ojo o pegado a su superficie (astilla de madera, hoja de una planta, espiga vegetal, perdigón, esquirla de metal…). Urge hacer una valoración para comprobar a que estructuras afecta, y extraerlo rápidamente.
  • Cambio en la coloración. Vemos el ojo de color blanco, azul o rojo, suele perder parte de su transparencia, por lo menos en alguna zona.

 

¿Hay pérdida de visión?

A la hora de valorar si tu perro ha perdido visión, hay que diferenciar entre:

  • Pérdida de visión súbita: hay que citar a la mascota lo antes posible para averiguar la causa de dicha pérdida y ver si es reversible. En la mayoría de los casos, las horas cuentan.
  • Pérdida de visión progresiva: Desde hace unos días, semanas… el propietario ha notado que su mascota va más despacio, en lugares desconocidos se choca, tiene dificultad para subir o bajar escaleras… También deberíamos verla cuanto antes, pero no hace falta que sea ese mismo día, puede ser al día siguiente o a lo largo de la semana.

 

Y en cualquier caso, si dudas, llama urgentemente a nuestra clínica. Estaremos encantados de atenderte y esperamos poder tranquilizarte.

María Oller

María Oller

Auxiliar Veterinaria